Por: Anneke Munita Ihle

 

Dónde nace la ficción, cómo se crean las historias, creo que es una mezcla de muchas cosas, las ideas son una fusión de otras ideas. Sin embargo, la principal fuente de inspiración para crear una historia, es la vida misma y nuestra infinita complejidad como seres humanos; Soy una convencida de que la realidad supera la ficción, nada me sorprende como la capacidad humana para amar y para odiar, en ocasiones nos come la ambición, y en otras nos entregamos a la bondad, nos movemos entre el egoísmo y la solidaridad, y en muchas ocasiones podemos llegar a ser totalmente absurdos y ridículos, pero también podemos ser brillantes y capaces de luchar por un mundo mejor.

 

A continuación quisiera compartir una historia que es la base del guión “Siempre Cactus”, y aunque muchos elementos de este texto puedan parecer absurdos, son inspirados en la vida real, en personas que se han cruzado en mi camino y que he podido observar desde cerca y en otras que he observado desde la distancia…

 

A 100 Kilómetros

 

Todo vuelve a comenzar y todo vuelve a terminar. Abro una puerta nueva y cierro una vieja, avanzo en la carretera mirando el paisaje desde la ventana, miles de recuerdos que  van quedando atrás, otros crecen con intensidad en mi corazón, quisiera que no se apagaran, quisiera volver a vivirlos pero ya no están, en medio de mi reflexión se cruza un cartel frente  a mis ojos, “Sierra Gorda a 100 kilómetros” , estoy a 100 kilómetros de mi nueva vida, a 100 kilómetros  de recomenzar. Y así comienzo a acercarme, ya no quedan 100 kilómetros ahora son sólo 20, a medida que me acerco mis recuerdos comienzan a ser reemplazados por mi imaginación. En mi cabeza se construye mi futuro, un futuro brillante; llego al pueblo, me bajo del auto  y soy recibida con un collar de flores, como si hubiese llegado a Hawai, los habitantes me explican que hace tiempo que nadie llegaba ahí, por eso me han preparado una bienvenida especial, en seguida me llevan a la plaza donde hay una banda que toca en mi honor, emocionada tomo el micrófono y doy un profundo discurso de agradecimiento, soy aplaudida e invitada a almorzar a diferentes casas, elijo una en la que una familia me ofrece el plato típico del lugar “cordero al palo” me parece extraño porque en esa zona no hay corderos, sin embargo este era delicioso.

 

Después de un agitado día voy a mi nueva casa, una casa con grandes jardines y ventanales, de pronto recibo un llamado de la municipalidad, es el alcalde, me pide que lo visite, voy a su casa y me cuenta que vienen las elecciones, él quiere ser reelecto, y quiere que sea la jefe de su campaña, tomando en cuenta que es un buen alcalde accedo a tal petición y escribo sus discursos, el pueblo lo aclama hasta que un día descubren que fui yo quien escribe los discursos, entonces el pueblo comienza a aclamarme a mi, me piden que me postule a alcalde, al principio me resisto, pero logran convencerme y gano las elecciones, ahora debo retribuir la confianza que el pueblo puso en mi, debo lograr que Sierra Gorda sea una potencia, un pueblo autónomo conocido a nivel mundial, para comenzar propongo que rompamos un record guiness, aunque solo seamos 300 habitantes entre nosotros habita un personaje muy especial, está el hombre con las cejas  más largas del mundo, es un caso muy curioso, único en el mundo y se dice que el clima de Sierra Gorda favorece el crecimiento de las cejas. Rompemos el récord guiness ahora llegan muchos visitantes a ver al hombre que tiene las cejas de dos metros de largo, y también llegan visitantes que han perdido sus cejas y quieren que vuelvan a crecer. Sierre Gorda se transforma en un pueblo turístico, los habitantes comienzan a vender artesanía, fabrican merchandising de sierra gorda inspirados en largas cejas. Como alcalde me siento muy orgullosa de mi gente y vivo una vida tranquila y feliz.

 

Vuelvo a mirar el camino, queda un kilómetro para mi destino, casi sin darme cuenta paso por un cartel viejo, cubierto de polvo que dice “Bienvenido a Sierra Gorda”. Avanzo en medio del desierto por calles vacías y olvidadas, veo unos niños que corren tras una pelota, luego encuentro mi nuevo hogar , una pequeña y fría casa de adobe. Miro por una estrecha ventana y sólo veo las sombras de un par de árboles, el silencio es absoluto sólo es interrumpido por un remolino a lo lejos, golpeo la puerta de mi vecino, me abre la puerta una mujer de trenzas largas hasta el suelo, al ver mi cara de asombro me explica que la única peluquera de Sierra Gorda se había muerto hace un año y desde entonces que nadie se cortaba el pelo, le propongo que hagamos una nueva peluquería, idea a la cual ella se opone profundamente, intento convencerla diariamente, mi idea se convierte en mi motivación y las visitas diarias a la señora de trenzas largas en mi única compañía, así voy construyendo una vida en mi nuevo hogar y poco a poco logro que los recuerdos sean sólo parte de mi pasado y no de mi presente…Finalmente un día la señora de trenzas largas corta sus trenzas y al sentirse diferente también piensa diferente y se convierte en mi socia de la nueva peluquería de Sierra Gorda.

 

 

 

AnnekeMunita Anneke Munita Ihle |  @AnnekeMunita | www.anneke.cl | Chile

A Anneke le gusta contar historias desde muy pequeña…Crecer en el desierto, la ayudó a desarrollar su imaginación. Sus primeros estudios fueron de Publicidad (Uniacc), lo que le permitió trabajar como redactora y luego estudiar cine en California, donde escribió y dirigió los cortometrajes: “Cheers”, “Messy Murder” y “Tin Heart”. De regreso en Chile, se dedicó a la dirección de comerciales, hasta que realizó un Máster de guión en la Universidad de los Andes. Durante este tiempo desarrolló el guión del largometraje “Siempre Cactus”. Hoy continúa en el guión y la dirección, esperando llevar ésta, y  muchas historias más a la pantalla.

 

 

 

Teaser Siempre Cactus from Anneke Munita on Vimeo.