Las cosas que pensamos y no decimos

Pensamientos de un abogado de deportes

Imagen: ThingsWeThink | TheUncool.com

Hace 20 años Cameron Crowe nos inspiró con uno de sus guiones más sublimes, Jerry Maguire (1996), protagonizada por Tom Cruise. Un exitoso agente deportivo es despedido tras publicar una “Declaración de Metas” o un “Acta de Metas”, como fue traducido, donde exponía el verdadero valor de las relaciones personales en la abrumadora y competitiva industria de los deportes profesionales.  Cameron Crowe en su sitio personal theuncool.com publica  THE THINGS WE THINK AND DO NOT SAY, y te lo compartimos íntegro en español. Esta cinta además, logró una nominación al Oscar para  Cruise, como Mejor Actor,  y premiar a Cuba Gooding Jr, como Mejor Actor de Reparto,  nos inspira a buscar y vivir lo que verdaderamente queremos en la vida.

Traducido por: Perla Atanacio

Miami Hilton, 1 am

 Es la 1 am, quizá sea la mala piza que comí en la noche, pero creo que tengo algo importante que decir. O más bien, tengo algo que decir en lo que creo. Mi padre dijo una vez, “Di las malas noticias primero. Tú eres el que dice las cosas difíciles. Bueno, aquí va. Hay un viento cruel soplando alrededor de nuestro negocio. Todos lo sentimos, y si no lo sentimos, tal vez hemos olvidado cómo sentirnos. Pero aquí está la verdad. Somos menos de lo que solíamos ser cuando iniciamos esta organización.

 

Sports Management International comenzó como una pequeña empresa. Fui contratado por Jack Scully en 1981, yo estaba recién salido de la universidad, ni siquiera miré muchos deportes. Pero un hombre joven vino a mí,  su nombre era Bill Apodaca. Me pidió que examinara un contrato que había adquirido para jugar al fútbol de los Atlanta Falcons. En poco tiempo estuve supervisando el negocio de otro miembro de los Falcons, y dos jugadores de béisbol. Los matices y los pequeños milagros de los deportes profesionales pronto me engancharían – había algo simple y perfecto sobre la forma en que se sentía un estadio. La forma en que te sentías cuando un jugador al que ayudaste y representaste alcanzó su posición frente a 54.000 personas. Y recuerdo la conversación que tuvimos con un ascensor, junto a uno de esos puestos de ceniceros llenos de arena, justo antes de contratarme como uno de los primeros agentes de esta compañía. “Tú y yo somos bendecidos, dijo,” hacemos algo que amamos…”

 

Esta noche, encuentro esas palabras que me guían de vuelta a un lugar importante, y una verdad importante. Me importa mucho el hecho de que he aprendido a preocuparme menos. Ahora nuestra empresa es una de las tres primeras en este negocio, y representamos a más de mil atletas. Más de sesenta agentes trabajan en nuestra enorme oficina nueva, y todavía no me he encontrado con todos ustedes. El negocio del deporte nunca ha sido más grande, o más duro, o más estricto. Y estamos en la vanguardia. Pero me pregunto esta noche, cuando salimos de nuestra 13ª conferencia anual… hemos hablado mucho y participado mucho en los últimos tres días, pero me atrevo a decir ninguno de nosotros, ni nuestras Pepsis de dieta, con un montón de papeles en la mano, dijo lo que realmente pensamos.

 

Está más allá de los argumentos fáciles contra los deportes, y de nuestro negocio en las páginas editoriales del New York Times. Está más allá de los enormes salarios, los endosos que todos nuestros clientes ahora quieren porque “soy un mejor que Michael Jordan”. Más allá de la globalización y la comercialización de los juegos. Es más sutil que la huelga de béisbol, más acerca de la lealtad que los Colts moviéndose a Indiana, los Rams van a St. Louis, o los Cleveland Browns moviéndose a… en algún lugar. Estoy hablando de algo sobre lo que no escriben. Estoy hablando de algo de lo que no hablamos.

 

Estamos perdiendo nuestra batalla con todo lo que es personal y real sobre nuestro negocio. Todos los días puedo ver una lista de llamadas telefónicas que sólo se devuelven parcialmente. Conduciendo a casa, pienso en lo que no se logró, en lugar de lo que se logró. La sensación de roer continúa. Que las familias están sentadas esperando una llamada de nosotros, esperando para escuchar la palabra en un contrato, o los pensamientos de un Gerente General sobre una próxima temporada. Estamos empujando números alrededor, haciendo nuestro mejor esfuerzo, pero ¿hay alguna satisfacción real en el éxito sin orgullo? ¿Hay alguna satisfacción real en un éxito que sólo existe cuando empujamos el desorden del contacto humano real de nuestras vidas y mentes? Cuando aprendemos a no preocuparnos por el tipo que  presentamos al mundo, sólo para que firme. O dejar que nos moleste que el hijo de un jugador de hockey está preocupado por su papá que recibió una quinta contusión.

 

Hay una buena apuesta de que voy a borrar todo esto de mi portátil, y nunca lo leerán. Pero si usted lo está leyendo, y usted lo está leyendo ahora mismo, es solamente porque era incapaz de parar. No pude olvidar las silenciosas preguntas en los pasillos, cuando algunos de ustedes, generalmente los agentes más jóvenes, o internos, me preguntaron al lado: “¿Cómo mantienen todas estas vidas, todos estos clientes, separados en su mente?”

 

Lo más probable es que no dije mucho. Podría haberle dicho que “es fácil” o “no estás trabajando lo suficiente”. Lo más probable es que dije algo que esperabas, tal vez incluso quería oír. Pero no era la verdad, y no era lo que sentía. Y si alguna vez te preguntaste sobre los inconvenientes de estar callado acerca de cosas importantes, habla contigo mismo en el espejo alguna vez, dices la verdad. Grita la verdad a ti mismo, cuando nadie está escuchando. ¿Ves lo bien que se siente?

 

Mi padre trabajó para United Way por 38 años. Vivimos en San Diego por muchos años, antes de que me fuera a mover para arriba de la costa a Los Ángeles. Una de las cosas que mi padre dijo fue: “Cada vez que enfrentas un problema en la vida, estás realmente en un punto de transformación. La crisis es un punto poderoso de transformación. “(No importa que se sentara en la misma silla durante 38 años, y cuando se retiró dijo sólo que deseaba haber pedido un lugar más cómodo para sentarse.)

 

Ahora estamos en un punto de transformación con esta empresa. Pero esto no es algo que temer, es algo para celebrar. Porque vengo a ti esta noche, mirando hacia el oscuro perfil de Miami, no solo con un desafío. Yo vengo a usted con respuestas también.

 

Pero primero vamos a definir nuestra posición.

 

En este momento somos un punto de ruptura con nuestra lista de clientes. No somos tan grandes para contratar a más agentes, y no tan pequeños que no hemos experimentado un gran éxito. Estamos en un punto de neutralidad. Estamos todos, ahora mismo, neutrales. Neutral, como en no negro o blanco. No está mal o bien. Incluso. Neutral.

 

Incluso en mi propia vida, después de 35 años, siento que nunca he hecho esa cosa, esa cosa noble que define una vida. Incluso escribir esta Declaración de Misión es extraño para mí. Estoy acostumbrado a volar por debajo del radar, disfrutando de mi vida y amigos. Pero no he sido verdaderamente probado. No he ido a la India a explorar mi vida, como mi hermano. No he estado en un accidente automovilístico importante, o engendré un hijo. No he creado una vida, ni he matado a nadie. Soy neutral. No he comenzado una guerra y no he parado una guerra. He roto incluso con mi vida. Tengo un buen hogar, un buen coche, una prometida que hace correr mi corazón. Pero no he dado ese paso, o riesgo, que me haga sentir que el aire que he respirado por 35 años vale la pena. Una vez tuve un sofá amarillo. Me deshice de él porque era neutral. Mi vida ahora es como ese sofá amarillo.

 

Y sin embargo, mientras me siento aquí en el maravilloso Miami Hilton, nunca he estado tan feliz de estar vivo. He dicho “más tarde” a casi cualquier cosa que requiriera verdadero sacrificio. Más tarde pasaré un fin de semana leyendo libros reales, no sólo revistas. Más tarde voy a visitar a mi abuela que tiene 100 y no puede realmente saber la diferencia. Más tarde visitaré a los clientes cuyas carreras terminaron, pero por supuesto prometí permanecer en contacto. Más tarde, más tarde, más tarde. Es demasiado fácil decir “más tarde”, porque todos creemos que nuestro trabajo es demasiado importante para detenernos, minuto a minuto, por algo que pueda interferir con la búsqueda incesante e implacable del movimiento hacia delante y de mayor éxito. No se equivoquen, soy un gran fanático del éxito. Pero esta noche, propongo un mejor tipo de éxito. Podría estar equivocado, pero si sigue leyendo y sigo escribiendo, podemos llegar juntos.

 

Hecho random # 128:

Sports Management International, fundada en 1981, se dedicó a la sólida noción de que los atletas merecen un hogar decente con un salario digno. La lista de clientes originales existió de cuatro atletas, uno de ellos fue el primer campeón americano de Frisbee, Chester Savage, que en realidad nació en Australia.

 

Ahora, por supuesto, todos sabemos que poseemos el trabajo de la década. El año pasado, cuando se realizó una encuesta de estudiantes universitarios, nuestra ocupación, Agente Deportivo o Abogado Deportivo ocupó el segundo lugar en el ranking de Rock Star. Pero las estrellas del rock, como las estrellas del deporte, tienen un tiempo limitado en el centro de atención. A nadie le gusta un viejo lineman o una estrella del rock calvo. Pero la representación deportiva puede darle una carrera en sus años 80, como el agente deportivo original Dicky Fox, que murió de camino a un juego de Chicago Bulls playoff en 1993. Él murió gloriosamente, justo por la puerta B, un hombre feliz en realidad. Escribió un libro llamado A Happy Life. Tomado por un ataque al corazón, dejó una esposa y familia cariñosa, y una casa al lado de su primer cliente. Y no hablaremos de los dos tipos que robaron sus boletos de playoff, directamente de su bolsillo, mientras yacía en el piso fresco del aeropuerto de O Hare. Fueron arrancados de los asientos de Dicky en el primer cuarto, y dos guardias mantuvieron los asientos vacíos en su homenaje.

 

Una vida feliz.

 

Y a esos jóvenes agentes que nunca lo conocieron, Dicky Fox siempre decía lo mismo cuando se le pedía su secreto. “El secreto de este trabajo“, dijo, “son las relaciones personales“.

 

Somos agentes. Para algunos, eso trae consigo la imagen de un Slickster. Un Huckster. Alguien aprovechando los esfuerzos de otros. Para muchos de los que hemos conocido u observado, eso es lo que somos. Conozco a un agente que opera en este mismo estado que regularmente recibe los números de teléfono de los atletas de la universidad llamando a las oficinas de la escuela y posando como un tutor que ha perdido el número de contacto de su estudiante. A menudo tiene éxito en la adquisición de atletas, pero ninguno por mucho tiempo. En privado, un agente puede ser un padre, un amigo, una fuerza inspiradora en la vida de un joven o una mujer. A veces somos tan importantes como sacerdotes o poetas, pero hasta que nos dedicamos a metas más dignas que obtener un número de teléfono ilegal, somos poetas de vacío.

 

De alguna manera todo esto ha estado burbujeando dentro de mí. Un hombre es la suma total de sus experiencias. Y es ahora que estoy interesado en dar forma a las experiencias por venir. ¿Cuál es el futuro de lo que hacemos? Denme una meta, y lo lograré. Ése ha sido mi diseño secreto para la mayor parte de mi vida. Tal vez usted es el mismo. Estamos todos orientados a objetivos, para alcanzar una meta.

 

¿Cómo podemos hacer algo sorprendente, y memorable con nuestras vidas? ¿Cómo podemos convertir este trabajo, en formas pequeñas pero importantes, en una mejor representación de nosotros mismos? La mayoría de nosotros diría fácilmente que somos nuestros trabajos. Eso es obvio desde las últimas horas que todos guardamos. Entonces, es más grande que el trabajo, ¿no? Se trata de nosotros.

 

¿Cómo queremos definir nuestras vidas? Para que cuando tengamos sesenta, o setenta, u ochenta, nos hundamos en ese suelo fresco del aeropuerto de Hare, con entradas para los playoffs en nuestros bolsillos, ¿quizás también sabemos que llevamos una vida feliz? ¿Es importante ser “Persona” y no sólo esclavo del comercio del Deporte Profesional? ¿Queremos ser recordados?

 

¿O simplemente queremos ser el tipo que vendió a otro tipo los tenis que venían con la pequeña válvula?

 

Recientemente me preguntó el hijo de un cliente, “¿qué representa usted?” Yo estaba perdido por una respuesta. A los 14, no me perdí por esa respuesta. A los 18, no me perdí por una respuesta. A los 35 años, me sorprendió que no tuviera respuesta. Sólo podía mirar a un niño de 12 años preocupado por su padre, que necesitaba mi ayuda, sólo me miraba para la respuesta que no tenía.

 

La mirada en la cara de ese chico es parte de mí ahora. Y la sensación que tenía, y ahora tengo, me empuja hacia adelante, escribiendo esta Declaración de Metas.

 

1:17 am, Miami, pensamientos:

¿Qué estoy haciendo? Debo borrar todo este documento. Escribiré un poco más, guardaré e iré a la cama.

 

Mi padre era uno de los buenos. Estudió en West Point, fue a Corea en el conflicto. Más tarde, dejó una vida resplandeciente en el ejército para mudarse a California, porque mi madre no tomó bien  la vida del ejército. Mi padre nunca se quejó de ello. Él era propenso a contar sus historias de guerra. Era gracioso y era divertido, y no se quejaba. Para finales de los años sesenta y principios de los setenta, incluso mientras hacía trabajo voluntario para United Way, como lo describí anteriormente, él era un operador de servicios telefónicos. Tenía dos de estos negocios. Largas habitaciones llenas de operadores telefónicos que cooly contestaba su teléfono cuando usted estaba fuera de casa.

 

“¿Puedo recibir un mensaje?”

 

Casi tan pronto como comenzó este negocio, la primera contestadora automática del teléfono fue introducida en el mercado. Nuestras conversaciones en la mesa eran a menudo sobre el futuro, y si el mundo aceptaría estas nuevas máquinas.

 

“No puedo hablar con nadie”, dijo mi madre.

 

“Tampoco puedo”, dijo mi hermano mayor. Nadie quiere hablar con una máquina.

 

“Nunca durarán”, dijo mi papá. A la gente sólo le gusta hablar con la gente.

 

Dentro de tres años, máquinas contestadoras mecánicas estaban por todas partes. La idea de que un ser humano contestara el teléfono mientras estabas fuera ya no era importante. La gente hablaba con las máquinas, con regularidad y familiarmente. Hacer mensajes telefónicos graciosos, personalizando la máquina de movimiento hacia adelante que había llegado a sus hogares. No había vuelta atrás. La máquina era parte de la vida, pero sólo cuando todos aprendían a personalizarla.

 

Lo mismo ocurre con el deporte. Los deportes nunca pueden ser controversia y la cosa simple que piensan los hombres mayores. Ese parque de pelota en los campos de maíz de Campo de los Sueños es, por supuesto, una fantasía que vive en la mente. El deporte es una operación enorme, siempre lo fue, pero ahora ese hecho ya no es un secreto que vive en las cajas de lujo de la propiedad. El secreto está fuera de la bolsa. Camino y salida. Todo el mundo sabe que el deporte es una máquina. El endoso ahora está en peligro de eclipsar el juego. Los anuncios son a menudo más interesantes que la transmisión. El dinero se sienta en el banco, junto a los jugadores. Los jugadores saben, los propietarios siempre saben, los fans saben. La máquina se ha trasladado a nuestras casas.

La pregunta es, ¿cómo personalizamos esa máquina? Es una pregunta que ahora debemos hacernos en SMI.

 

Propongo que, al igual que el mundo abrazó esos contestadores telefónicos, hablamos con las máquinas. Nos ocupemos del futuro que ya está aquí. Ni siquiera es el futuro, es ahora, así que hablemos con la “Máquina” y veamos lo que nos dice.

 

Traigamos alma y carácter a lo que ya está allí.

 

Propongo comenzar por lo que hacemos actualmente. En este momento estamos en la cima de nuestro juego. Tradicionalmente la gente hace una cosa en este punto en su éxito. Ellos tratan, como el infierno, de mantener lo que hicieron para llegar allí. Su camino personal e intenso al éxito, su inspiración original (que está en el corazón de cada éxito) se pierde ahora en la búsqueda para mantener la máquina del dinero que rueda suavemente adelante. Entregando hojas verdes y crujientes de cantidades cada vez mayores de fortuna. Pero hay un problema con esta etapa en el juego del  éxito. Al hacer esto de mantener el ciclo de éxito, se olvidan del brillo original de la pasión que los consiguió allí.

 

E históricamente, nadie con éxito hace una pausa para pensar que podrían caer como todos antes de ellos que se olvidaron de observar. Todo el ciclo de éxito condena lo mismo que causa el éxito en primer lugar – pone las persianas en las ventanas de la realidad. Nos hace olvidar que el éxito monetario proviene de algo muy puro. Viene de un deseo de hacer bien, de hacer la vida mejor, no sólo de hacer bien con la regularidad financiera.

Recientemente tuve una conversación telefónica con un cliente que había sido acusado de “venderse” por un columnista local:

“Por supuesto que me agoté”. Mi viejo problema es que me agoté antes de que hubiera dinero.

 

No es fácil ocultar una fórmula ganadora. Tome un exitoso programa de televisión. La siguiente temporada, ves veinte otros como él. Lo mismo ocurre con nuestra empresa. Sports Management International fue, de las primeras grandes historias de éxito de nuestro negocio. Pero todos los grandes hacen una cosa en el momento de su mayor éxito. Cambian el juego. Lo hacen más difícil para ellos mismos. Suben la barra. Trabajan no sólo más difícil, sino que trabajan más elegante. Es por eso que los grandes atletas, políticos, músicos, filósofos se hicieron más fuertes en vez de más cansados. Debemos hacer lo mismo. Y para aquellos que se preguntan cuándo voy a proponer una respuesta a estas muchas preguntas, debo pedirle simplemente que aguanten, porque ahí viene.

 

Acabo de servir una taza de café. Tal vez estoy loco, tal vez es sólo esta noche, pero realmente creo que estoy en algo importante aquí. Y, como dije antes, si estás leyendo esto, significa que no conquisté esta afirmación con mis propios temores de rechazo. Si usted me conociera, y muchos de ustedes lo hacen, saben que el “rechazo” y el “miedo” no son palabras que yo diga con facilidad. Pero esto es más que una declaración de misión. Esto no es el equivalente de uno de esos kits de poesía magnética, usted sabe, de los  que compra en una papelería, un lío de palabras para que pueda montar poemas divertidos en la puerta de su refrigerador. Esto es de mi corazón. Esta es una carta de amor a un negocio que realmente amo.

 

Miami, 2:37 am, Pensamientos:

El café sabe diferente por la noche. Tiene sabor de colegio.

Volví. Solo revisé los mensajes en casa, y seguro que uno de ellos era un hombre al que llamaré “Cliente X”. El “Cliente X” estaba viendo ESPN y vio al “Atleta Y” hablando de los muchos, muchos millones que tiene en contratos tanto en el fútbol, ​​el béisbol y la representación del producto. Todos hemos estado en el extremo receptor de un mensaje como el que acabo de recoger en mi contestador automático.

 

“¿Por qué no hago lo que hace el “Atleta Y”?, dijo mi cliente. Y la verdad es obvia para todo el mundo, pero el “Cliente X”, el “Atleta Y” es una superestrella, y tiene más talento. Pero para decir esto al “Cliente X” estaría pidiéndole que se convierta en “Ex-cliente X”.

 

Y así comienza el juego de la adulación, de los labios de servicio, de hacer todo lo posible para calmar y acariciar al cliente. Es parte de nuestras vidas, y parte de nuestros trabajos. El juego del agente. El tapdance. No sólo el “Cliente X” será un tapdance, sino que habrá un tapdance implicado en explicar por qué no devolví la llamada y comencé el tapdance más temprano. Sé que es un tapdance, y él también. Tengo setenta y dos clientes, y más de sesenta de ellos son tapdances a tiempo completo. Firmo diez o doce nuevos al año. Como muchos de ustedes saben, va en la dirección equivocada.

 

Pero como me siento aquí en la oscuridad de este hotel en la habitación, la respuesta al futuro es bastante evidente. Si el taping se vuelve menos constante, menos furioso, menos necesario, ¿cuál será el resultado? El resultado será más honestidad, más enfoque, menos clientes, pero eventualmente los ingresos serán los mismos. Porque el nuevo día de honestidad creará una máquina más personalizada, más veraz, y el cliente que no fue tomado en cuenta este año, tiene una mayor oportunidad de grandeza el próximo año.

 

Y ahora llegamos a la respuesta que Dicky Fox conocía hace años. La respuesta es menos clientesMenos baile. Más verdad. Debemos abrir el puño cerrado del comercio y dar un poco de espalda para el bien mayor. Finalmente, los ingresos serán los mismos, y esa bondad será contagiosa. Hemos tomado nuestra unidad numérica y la hemos convertido en algo más grande. Y eventualmente más pequeño se hará más grande, en todos los sentidos, y especialmente en nuestros corazones.

 

Olvídate del baile.

 

Atención.

Aprende quiénes son estas personas. Esa es la materia de su relación. Eso es lo que importará. Es inevitable, en nuestro tamaño actual, mantener a muchos atletas de salir de todos modos. La gente siempre responde mejor a la atención personalizada, es la verdad más simple y más fácil de olvidar.

 

Amo el trabajo. Sé el trabajo.

Las llamadas telefónicas seguirán llegando a las 2 de la madrugada, pero en el otro extremo de ese teléfono a las 2 de la mañana será alguien que se merece su tiempo, y usted será honrado compartir su tiempo. Y así será el camino hacia la grandeza. Un poco rocosa al principio. Pero piensa en lo bien que se sentirá al despertar en la mañana y saber que cuando el teléfono suena, no es el “Cliente X” exigiendo la tapdance. Será el “Cliente K”, cuya vida conocemos y compartimos.

Seamos honestos con nosotros mismos.

 

Seamos honestos con ellos.

 

Olvídate del baile.

 

Atención.

 

Propongo esto como el corazón mismo de la declaración de metas que está volando a través de mi pantalla. No soy un escritor, pero no puedo dejar de escribir esto. Es algo puro, desde la parte más profunda de mí. Tiene que ser correcto, y como uno de los mayores agentes en esta compañía, pido ser oído. Y si me equivoco, entonces cógeme de la corbata y dígame por qué usted no está de acuerdo. Y felizmente hablaré con usted porque estamos hablando de algo que importa.

 

Abajo en el paseo marítimo, veo a una niña patinando en la noche. La belleza sencilla con la que cascadas a través del cemento liso, la inteligencia con la que utiliza este camino que se llena de compradores y hombres de negocios en el día. Por la noche, es de ella. Ella lo posee. Siento el mismo orgullo de propiedad, poseer este mundo que me permite escribirte este mensaje. Y tal vez salvar el futuro de esta empresa. Es una gran sensación, no sólo ese miserable deseo de sobrevivir, superar la ola enorme que puede perforarme en la arena debajo del agua, sino aprovechar esta vez. Establecer el orden del día. Para decir lo que siento.

 

Miami, 3:13 AM, Pensamientos:

Tengo la clara sensación de que lo que he escrito es “muy sensible”. No me importa. He perdido la capacidad aguantar la mierda.

 

Me siento tan bien de no borrar esta Declaración de metas. Hay tan poco que somos capaces de crear en este negocio.

 

La mayoría de las veces, no estamos creando nada. Estamos empujando dígitos alrededor. Pero para hacer frente a los dolores de crecimiento de nuestro negocio, y para crear una nueva forma de ver lo que hacemos… porque estos dolores de crecimiento podrían fácilmente ser dolores moribundos. Pero estamos destinados a vivir en esta empresa. Nuestro trabajo realmente tiene un efecto en las personas. En un mundo cínico, hacemos felices a la gente. Les hacemos saber que un atleta puede marcar la diferencia.

Lo mismo puede decirse de una empresa.

 

Sugerencia de viajes al azar # 434:

Cuando use una bolsa colgable, siempre que sea posible, empaque la ropa en bolsas de limpieza en seco. La capa extra evita las arrugas.

 

También propongo que intensifiquemos nuestras preocupaciones para construir en áreas no lucrativas de nuestros contratos. Es algo de lo que hablamos a menudo, sentado en las salas de estar de los atletas, pero a menudo dejamos que estos factores desaparezcan. ¿Con qué frecuencia hemos aconsejado a los clientes que se muden a Florida, este mismo estado, donde los impuestos son indulgentes? Utilicemos el mismo pensamiento afilado no sólo para establecer torneos de Golf de Caridad, sino para ayudar a construir escuelas en las comunidades donde muchos de nuestros mejores atletas encontraron la inspiración para ayudarles a alcanzar la grandeza.

 

Es importante ajustar las mayores preocupaciones de nuestros atletas también. Porque la capacidad de olvidar causas sociales ocurre con facilidad, en la noche. De repente, el deseo de sobrevivir oscurece la búsqueda de devolver a una comunidad. Si no ejercitamos el músculo de la caridad, un día está muerto. No responde, es sólo una fibra en su cuerpo que no sirve a ningún propósito. Y lo siguiente que pasa es la falta de profundidad que viene con la prosperidad financiera. Cuántos ricos han dicho esto en nuestra presencia: “Pensé que me sentiría mejor cuando fuera rico, pero no me siento así”.

 

Eso sucede cuando no escuchamos el sonido fuerte de la voz tranquila en nuestro interior. La vida, creo, no es un club de campo donde nos olvidamos de las dificultades y ansiedades. La vida es el deber de enfrentar todo eso dentro de nosotros mismos. Soy el hombre más exitoso de mi familia, pero no soy el más feliz. Mi hermano trabaja para la NASA, ayudando a cultivar algas azul-verdes que un día alimentarán al mundo. Originalmente fue elegido como el “exitoso” en mi familia. Pero se dio por vencido temprano, por un tipo de éxito más tranquilo. Una vez fue torturado, ahora está tranquilamente haciendo del mundo un lugar mejor. Aprendió antes lo que estoy empezando a conocer. Duerme bien por la noche. Y él no se preocupa por estar demasiado preocupado o demasiado ocupado para obtener el derecho de la danza “tapdance”. Él baila para algo más grande.

 

3:32 AM, Miami, Pensamientos:

Al lado, alguien llamado David tiene relaciones sexuales. Lo sé porque su novia o su esposa sólo gritó algo en la agonía del éxtasis: “¡Pon la parte superior de nuevo, David!” Me detengo y me pregunto. ¿Qué abrió David, y por qué ahora lo cierra?

 

Puedes enviar un correo electrónico al presidente, puedes comprar sushi en un supermercado en medio del desierto, ni siquiera tienes que leer un libro, puedes comprar una cinta donde se lee en voz alta. Pero, ¿dónde está la simple verdad acerca de cómo vivir una vida de calidad? Espero no haber sobrepasado mis fronteras escribiéndote esto. Este es un intento de extender la mano, y decir en voz alta las cosas que guardas dentro. Y una vez que comienzas a hablar estas cosas, es difícil parar.

 

He decidido contarte sobre Mimee. Hace unos días recibí una llamada telefónica de un amigo. Mimee Senadetta había muerto. Apenas la conocía, ella era la novia de un amigo. Se separaron a mediados de los 80, pero Mimee y yo tuvimos la atracción de dos personas que podrían haber estado juntas, si las circunstancias hubieran sido diferentes. Perdimos contacto. Y ahora se ha ido, muerta por un accidente de coche, y me encuentro pensando en lo que podría haber hecho mientras vivía.

 

La Navidad pasada sentí el hormigueo de un pensamiento – llámala. Me demoré en llamar, ahora es demasiado tarde. Creo que el hormigueo, la pequeña voz interior, es siempre la voz de lo que es correcto. Y cuanto el sonido y furia existe en nuestra vida determina qué tan fácil escuchar.

 

Te extraño, Mimee. Tú y yo sabemos. Teníamos algo que nunca seguimos. Te deseo lo mejor en tu viaje.

 

Cualquier Aeropuerto. Hecho # 23:

El Aeropuerto Internacional de Denver es un campo de maíz que se hunde 3/4 pulgadas más profundo en el barro cada año. Este aeropuerto también contiene la mejor tienda de regalos, con acceso ATM, en los Estados Unidos.

 

Nunca he sido un escritor, pero puedo ver cómo las palabras fluyen de mí. Poner palabras en papel es algo sagrado. Es más que una conversación telefónica, es un documento. Es algo que está poniendo en el papel. La relación entre una llamada telefónica y una carta es la diferencia entre una revista y una guía telefónica. Una la dejas en un avión, la otro ña guardas

 

Estoy demasiado emocionado para dormir. Quiero que esta Declaración de Metas vea la luz del día. Afuera, un coche que pasa repasa un fragmento de un viejo álbum de Pink Floyd. “Dinero…

 

Me pregunto cuál es ese momento exacto cuando realmente amamos verdaderamente nuestros trabajos. ¿Es durante el día, o al final del día, o es años más tarde mirando hacia atrás en todo lo que hemos logrado? Creo que quizás amar verdaderamente algo es la capacidad de amarlo en ese momento. Es una habilidad difícil de alcanzar, algo que nunca he sido capaz de lograr. Debo irme a casa, tomar mis experiencias  y considerarlas, antes de que pueda disfrutarlas verdaderamente. Debo trabajar en esto. El viaje diario es todo. Ser capaz de disfrutar del disfrute mientras está sucediendo. Podría borrar esta parte.

 

4:45 AM, Miami, Pensamientos:

Lo que David abrió, la tapa ahora está de nuevo encendido y no mucho ha cambiado. ¿El sexo realmente suena tan tonto? Y si lo hace, ¿por qué la gente no se ríe más cuando lo está teniendo?

 

¿Por qué me siento más vivo por haber escrito todo esto? Algunos de ustedes son más jóvenes que yo, algunos de ustedes son más viejos que yo. Ahora mismo tengo un pie en cada uno de sus mundos. Estoy pensando en el matrimonio, y en el futuro, pero soy lo suficientemente mayor como para tener un pasado que espero haber aprendido. En una hora más o menos, un USA Today tocará la puerta, las llamadas telefónicas sonarán y proporcionarán un nuevo conjunto de distracciones para mantenerme alejado del tema central, el tema que hemos discutido toda esta semana, de varias maneras y en varios foros, pero ¿realmente lo hemos discutido?

 

Ahora he escrito demasiado sobre el tema de nuestro futuro, el futuro de este negocio. Pero la belleza de esta propuesta, creo, es que es sólo un ligero ajuste, un ajuste en nuestras mentes. Un ajuste en la actitud. Un ajuste a punto donde podemos discutir las cosas que realmente nos importan, y nuestros muchos clientes. Esta temporada de vacaciones que viene, ese momento en que todos sabemos que debemos trabajar más duro para que nuestros clientes sepan lo que estamos haciendo por ellos, ese momento difícil cuando se toman grandes decisiones y los agentes suelen ser despedidos, vamos a llegar realmente. Vamos a celebrar los clientes que han significado más para nosotros debido a este pequeño ajuste.

 

Vamos a trabajar menos duro para firmar a los clientes que sabemos que no importa a la larga, y trabajar el doble de duro para mantener a los que lo harán. Creo en estas palabras, y aunque no sean verdaderas para ti, son verdaderas para mí. Y le pido que lea esto con eso en mente. No estoy dictando lo que quiero que seamos, sino lo que me gustaría que fuéramos. Hay una diferencia. Sólo puedes llegar allí si he escrito esto correctamente, y si estás inspirado. Estoy llegando a usted, personalmente. Yo elijo ser apasionado de nuevo. Elijo reclamar todo lo que alguna vez fue emocionante acerca de este trabajo. Me pregunto si esto podría ser la mejor idea que he tenido. Espero que entiendas. En las palabras de Martin Luther King, cuyo traje te sugiero que visites antes de que se desplacen de su exhibición del aeropuerto de Atlanta: “Una vida no vale la pena vivir hasta que tengas algo por lo que morir”.

 

Una vida no vale la pena vivir si usted está sonámbulo en ella. Porque eso es lo que se siente como la muerte. Eso es lo que hace que los atletas, por desesperación, se emborrachen y envuelvan sus coches alrededor de un poste. O azotar a alguien a quien aman. O eso es lo que podría haber causado que otro coche invadiera el carril de Mimee. Es la sensación de sonambulismo. De otros que viven la vida alrededor de usted, manteniendo sus puños herméticamente cerrados alrededor de cualquier dinero que puedan reunir, cuidando poco más que nada sobre los que te rodean. No podemos dormir. No podemos sobrevivir, todo vale. Podemos tomar el control de nuestras vidas, podemos dejar de sonambulismo, podemos decir – ahora mismo, estas son nuestras vidas, es hora de empezar a vivirla. Es hora de no adivinar, de avanzar, de cometer errores si es necesario, sino de hacerlo con un mayor bien en mente.

 

Comencemos una revolución. Comencemos una revolución que no se trate sólo de tenis de baloncesto, o mercancía con licencia oficial. Estoy preparado para morir por algo. Estoy preparado para vivir por nuestra causa. La causa es cuidar unos de otros. El secreto de este trabajo son las relaciones personales.

 

Extraído de TheUncool.com / Cortesía de Cameron Crowe / Sony / Columbia Tri-Star

Traducción Filmakersmovie.com

 

perla atanacio textoPerla Atanacio | IMDb | @pratanacio | perla@filmakersmovie.com | México

Imaginaria Mexicana. Guionista de televisión, ficción y documental. Directora, investigadora social. Productora Audiovisual y diseñadora publicitaria.   Filmakersmovie combina sus pasiones, la difusión, las relaciones humanas y sociales, propalando historias universales, testimonios de vida.

 

 

Artículos Relacionados