They Live (Ellos viven)

Por: Diana Miriam Alcántara Meléndez

Sumisión significa sometimiento, es que alguien acate la orden de juicio de otra persona y se subordine, en sus acciones o ideas, respecto a las dictadas por otro. Mucho tiene que ver con la pérdida de libertad, con la inexistencia del libre albedrío, con el control y la manipulación, hasta con la conformidad y la indiferencia, porque si alguien se somete o es obligado a hacerlo, alguien más ejerce el poder de dominio sobre la voluntad de las personas. Para ponerlo en práctica se necesita el uso de mecanismos tradicionales de poder, tales como la fuerza física ejercida por los aparatos policiacos y el sistema jurídico de cualquier sociedad, pero también con demasiada frecuencia, y cada vez en mayor medida, se recurre a mecanismos de persuasión, pero sobre todo, de manipulación; mecanismos de gran alcance e impacto, con poder de convencimiento que funcionan como instrumentos de reproducción ideológica para conducir a la enajenación de las grandes masas de población. Algunos ejemplos, dentro de la actual sociedad moderna industrializada y altamente digitalizada, pueden ser los medios de comunicación y las redes sociales, la publicidad y la propaganda, que ayudan a crear modelos específicos sociales que delimitan valores sociales, estilos de vida y formas de pensamiento, a través, por ejemplo, del uso de la desinformación, la distorsión o visión parcial de hechos o conductas sociales, la propagación de noticias falsas e, incluso, promoviendo lo banal, lo superfluo, el pensamiento mágico, la indiferencia, el conformismo y el excesivo egocentrismo del ser humano por medio de la exaltación de la fama momentánea, superficial y pasajera.

No es que todo contenido en medios audiovisuales, desde películas hasta publicidad, o el material compartido por usuarios personales o empresas en las plataformas por internet, sea así (aunque sí la mayoría) ,es sólo que la fuerte influencia que éstos espacios tienen en el modelo sociocultural, los vuelve herramienta clave en los procesos de manipulación y control.

Un ejemplo de este modelo de control social, si bien ficticio pero con gran similitud con la realidad contemporánea (asumiendo la metáfora de los alienígenas como casta superior que explota y domina al conjunto de la sociedad) con eco para la reflexión sobre la sociedad moderna, se observa en la película Ellos viven (EUA, 1988), una cinta de suspenso y ciencia ficción escrita y dirigida por John Carpenter, quien se basa en la historia corta de 1963 llamada “Eight O’Clock in the Morning” (A las ocho de la mañana), de Ray Nelson.

Protagonizada por Roddy Piper, Keith David y Meg Foster, la narrativa sigue a John Nada, un hombre que llega a Los Ángeles en busca de trabajo, quien recibe ayuda de otros que, como él, se encuentran en una situación socioeconómica difícil, tratando de sobrevivir al día. John, sin embargo, se da cuenta que hay un grupo de personas, perseguidas por el gobierno, que se están organizando en contra de aquellos que, dicen, han encontrado la forma de controlar y mantener sumisa a la sociedad.

Pese a que primero duda de lo que este grupo proclama, John descubre que tienen razón y que la sociedad está siendo dominada, sometida y de alguna forma amaestrada y condicionada, por medio de mensajes codificados y espacios publicitarios controlados por nada menos que alienígenas, mensajes encubiertos que incitan a la población, entre otras cosas, a comprar, consumir, obedecer, mirar la televisión, aceptar el estatus quo y dejar de pensar por sí mismos. La intención evidente es promover el consumo, asumir una actitud conformista y de pasividad extrema ante la vida, bloqueando así la posibilidad de crítica, todo ello mediante la repetición sistemática de consignas que están contenidas en forma subliminal en la publicidad emitida.

El modo de operar que se pone en práctica, lo hace bajo ideas centrales que tienen su respectiva crítica social, a saber: 1) La división de clases sociales. 2) El consumismo, la comercialización y la competitividad. Y, 3) El proceso de manipulación de masas.

John, los rebeldes y toda la gente con la que él convive, son personas de bajos recursos pero que trabajan día a día por salir adelante, a pesar de las limitantes de las reglas dictadas por la gente privilegiada en el poder, que no siempre entiende sus necesidades, o su realidad social. El escenario puede, en efecto, ser un reflejo de modelos sociales actuales, pero, al menos en la historia, ello ahonda en temas como la discriminación y la división social a favor de la clase alta.

Los alienígenas, en la película, se esconden entre las más altas esferas de poder para alimentar la idea de que el privilegio, el dinero, el consumo selectivo de bienes de consumo y los clubes en compañía de otros exclusivamente ‘elegidos’ dentro de este círculo social, es sinónimo de excelencia. ¿Y qué hacen con la siguiente escala social, con la que hace cumplir esas normas que ellos imponen? La compran, chantajean y pagan favores para que, por ejemplo, la policía haga lo que ellos quieren que se haga con las personas en el fondo de la pirámide social.

Esta idea lleva al segundo pilar importante de esta ideología de control. Comprar, consumir, distraerse, dejar de pensar y seguir por inercia aquello que se le dice a la gente. Las personas, que miran los comerciales que venden productos que no necesitan y que promueven ideas no realistas pero a las que la gente aspira, que festejan y valoran los bienes materiales como la riqueza, la fama y la moda novedosa pero insustancial, son moldeadas bajo ideales prestablecidos, pensados precisamente para mantener a las personas cautivas. Un proceso de ‘aniquilación de la conciencia’, dice la película.

Los mensajes no son directos, sino que se opta por una publicidad subliminal que cumpla su función. Las revistas no promueven la ayuda al más necesitado, promueven la idea de gastar en viajes y joyas, incluso si no se tiene el dinero para pagarlos, pero además, escondidos detrás de esas capas, están los verdaderos mensajes que se le envían a la sociedad, una publicidad oculta, no siempre evidente, que John y compañía pueden ver gracias a unos lentes especiales que muestra la realidad detrás de la fachada, cuyo contenido son órdenes directas como: obedece, compra, sométete, consume, ve televisión, no pienses, cásate, confórmate, etcétera. . “Ellos viven, nosotros dormimos”, se afirma en la película.

Esa es la manipulación de masas, procesos de alienación a través de mensajes engañosos que promueven ideales específicos que favorecen sólo a algunos sectores de la sociedad, las minorías privilegiadas, empujando al resto hacia una dinámica de falta de oportunidades en la que se pierde el interés por alimentar la mente y progresar, para convertirse, en efecto, en un conjunto no pensante, porque no se tiene espacio ni para la cultura ni para el conocimiento ni para la duda, sino más bien un grupo maleable, prescindible y poco importante, porque lo que se espera del individuo no es que destaque, sino que se funda con el resto de la ‘masa’. Vivir en una aparente libertad sin darse cuenta que en realidad no lo es.

Los aliens ven a la Tierra como un planeta del ‘tercer mundo’ al que explotar hasta destruir, y luego, pasar al siguiente lugar al que puedan aniquilar, plantea la historia. Una especie de colonialismo interplanetario. El eco en general es amplio pero específico, la gente con o en el poder, empresarios, gobernantes o quienes sean, que moldean por medio de manipulación a la sociedad para que no se dé cuenta de su explotación, hasta que no haya nada más que sacar de ellos, y se proceda hacia un siguiente objetivo. “¿Por qué veneramos la avaricia?”, pregunta uno de los personajes, expresando un sentimiento de duda que no todos poseen porque viven enajenados, aceptando la avaricia como algo natural.

Todo está a la venta, se reflexiona sobre el mundo moderno, tomando como base lo que plantea la película. Todo representa un impuesto y todo se llena de publicidad para vender cosas, a veces innecesarias, a veces de necesidad básica. Todo está monetizado, los servicios de salud, los servicios de educación, nacer, comer, morir, la privacidad, una mejor vista en un departamento, un hotel incluso; todo, todo está plagado de mensajes que llevan al dinero. El problema es que muchos de esos mensajes, de una manera sutil, contienen ideas preconcebidas que guían pensamientos: este producto es mejor que el otro, este sitio web es el mejor donde ver o hacer esto, esta aplicación es la más popular, esta marca está ligada a un estatus social superior que la otra, entre muchos otros.

Curiosamente, John ve con sus lentes la realidad escondida en matices blanco y negro, en un sentido no radical, sino pragmático y esclarecedor, porque pareciera que todo método de engaño y manipulación es más efectivo si es más llamativo, más colorido, escandaloso, estrambótico, espectacular y sensacionalista. Y lo es, a veces en el sentido literal, a veces en cambio, o también, en el metafórico. ¿Qué hay en realidad detrás de todas esas capas de color? A veces nada, a veces mucho, a veces todo. Se trata del mundo de las apariencias en donde lo importante es lo que se exhibe, no lo esencia de quien se es; y las redes sociales del mundo digital o virtual favorecen esas relaciones de falsedad y superficialidad. Pero a diferencia de John Nada (y la nombre de John ya es significativo pues es Nada, es decir, es Nadie, no representa ningún valor) la sociedad no tiene lentes especiales para ver detrás de la mentira, carece de pensamiento crítico. O los tiene (los lentes representan, para fines prácticos, una capacidad de análisis, de duda, de crítica, de libre albedrío, de pensamiento en donde se cuestionen órdenes dudosas y se desafíen ideologías sesgadas, entre otros), pero no los usa.

They Live (1988)

Dir: John Carpenter

Foto: Diana Alcántara

Diana Miriam Alcántara Meléndez | México

Escritora, periodista y amante del cine, además de estudiosa de la comunicación, el guionismo  y el cine en general. Leer, escribir y ver películas son algunas de sus grandes pasiones. Tiene publicados dos libros: ‘De Cine’ y ‘Reflexiones sobre guionismo.

 

Artículos Relacionados