Por: Juan Carlos Padilla

Hay que aprender a darnos cuenta cuando hay algo frente a nosotros que es extraordinario, aunque eso sea o haya sido tu peor enemigo.

 

Whiplash PosterEs muy difícil para nosotros aceptar eso ya que nuestro ego se apodera de nuestros cuerpos y hace que por el miedo o resentimiento que le tenemos nos cegue. Se nos ha enseñado que hay que  alejarnos de lo que nos lastima y tiene todo el sentido, ¿quién querría estar viviendo con algo que los lastima? Aunque a veces hay dolores que tenemos que aprender a soportar, no por el mero hecho de ser unos faquires de la vida, si no que esos dolores nos harán aprender cosas que de otra forma no lo entenderíamos, pero lo difícil es saber diferenciar de los dolores que nos tratan de enseñar algo, a los que son meramente dolor.

 

Siempre he pensado que para poder conocer el fuego, tienes que quemarte.

 

Casi siempre necesitamos de algo o alguien que nos guíe, y así como nuestros padres nos ayudaron con cariño y amor a crecer y aprender como vamos encontrando en la vida a esos seres que nos irán enseñando, aunque no siempre como estábamos acostumbrados: a través de palabras bonitas y caricias.

 

Y así como en algún momento de nuestro crecimiento fuimos jugando y experimentando, desde cosas muy pequeñas o superfluas, como el hecho de ver hasta qué momento una liga aguanta que tiremos de ella hasta que esta se rompe o poner una pequeña rampa y darle cuerda a un coche de juguete para ver hasta dónde puede llegar. Con experimentos como estos es que hemos ido probando  los límites de las cosas, siempre con la incógnita de saber qué sucederá. ¿Cuántas veces lo hemos hecho con nosotros mismos? me refiero, en realidad, llegar a nuestros límites para averiguar hasta dónde podemos llegar y no me refiero a cosas sin sentido, como ver cuántas cervezas te puedes tomar o qué tan rápido, no; si no a cosas que en realidad harán que nos vayamos conociendo mejor, aunque también el hecho de saber cuántas cervezas y que tan rápido las puedes tomar harán que te conozcas, me refiero a cosas que nos ayudarán o nos harán mejor en lo que realizamos día a día.

 

Pero qué sucede cuando en nuestra experimentación, sólo buscamos romperlo, o, ver que falle y nunca encontramos (o no nos damos la oportunidad de verlo) la manera de aportar en un fin mejor. El mover esa pequeña rampa con el fin de que el coche caiga sobre otra rampa y que el coche continúe con su camino y no solamente para verlo caer o estrellarse. En nuestro camino por encontrar algo extraordinario o ser nosotros mismos, ese algo extraordinario, hay veces que no nos permitimos que alguien más no ayude porque queremos llegar por nuestra propia cuenta a esa meta y a veces nos negamos tanto a la ayuda de esas personas que nos ayudan o ayudaron y los vemos como posibles enemigos, sólo por el hecho de que a esa persona se le ocurrió algo que no lo pudiste pensar ti mismo.

 

 El ego es el más grande de nuestros enemigos.

 

Es tan hermoso cuando nos damos cuenta que tenemos algo extraordinario enfrente de nosotros y es ahí cuando logramos ver a nuestro enemigo como en realidad es: un gran maestro y lo único que nos nace por hacer es ayudarlo y darle todo lo que está a nuestro alcance para poder llegar algo tan bello.

Whiplash

Dir. Demian Chazelle

Estados Unidos, 2014

2:08 Trailer

JuanCarlosPadilla

JuanCarlosPadilla

Juan Carlos Padilla Robles  |  @grillo1138 | Juan Carlos Padilla |  México 

Comunicólogo amante del cine, libros, comics y videojuegos. Realizador Zarigüeya Estudio Creativo. “Cuando escribo mis comentarios después de ver una película, normalmente estos no van decir de qué trata la película; tampoco escribo para dar una cátedra del lenguaje cinematográfico o del cómo se realizó, para esa información prefiero ver un posible detrás de cámaras o ver la película con los comentarios de los realizadores. Lo que escribo de una película es algo más subjetivo, tal vez hasta en ocasiones escribiré de algo que no tenga mucho que ver con la película, pero sí de algo que vi en ella e hizo que algo dentro de mí se conmoviera, sintiera algo o que me cuestionara de algún tema.